Los mejores consejos para viajar con tu mascota

¿Recuerdas el momento en el que llegó a casa? Un bebé quejica incapaz de atinar en el papel de periódico ni una sola vez. En ese momento te percataste del esfuerzo que requería, de todo el amor, tiempo y dedicación que habrías de profesarle. Se convirtió en un nuevo miembro de la familia, por ende, dejarlo al cuidado de alguien al marcharte de vacaciones resultaría casi tan lacerante como abandonar a los niños con la canguro o a los abuelos en el asilo, así que te has propuesto llevarlo contigo siempre, pero la seguridad y las trabas burocráticas son dos de los handicaps más difíciles de solventar. Por eso, te ofrecemos los mejores consejos para viajar en verano con tu mascota.

¿Qué medio de transporte es el más recomendable?

Si decides viajar en tren, tu pequeño acompañante no dispondrá de espacio suficiente: debe ir, en el suelo, entre tus piernas. Además de no superar los 10 kg. de peso puesto que la política de transporte obstaculizaría o impediría el proceso. A su vez, el avión es otra de las opciones más cotizadas en vacaciones pero cuando tu mascota entra en el plan debes tomar ciertas precauciones. Consulta a la aerolínea que has escogido, no todas aceptan animales. También conviene barajar las condiciones en las que va a viajar; si no puede ir contigo, en cabina (hasta los 8 kg., según Iberia), asegúrate de que la ventilación, el espacio y la seguridad en bodega sean correctas.

Sin embargo, el coche es el medio más aclamado por los dueños de mascotas. Brinda mayor seguridad y comodidad, además de poder permitirte parar o acudir al sitio que desees en caso de emergencia. Es fundamental cerciorarte de que el animal no va a interferir con los movimientos ni la libertad de conducción del piloto, al mismo tiempo que garantizas su bienestar. Es recomendable seguir las directrices de la DGT (Dirección General de Tráfico).

Precauciones para viajar en coche

Tomar precauciones frente a posibles accidentes: no queremos ser mal agüeros, pero cuando se trata de la seguridad, es “mejor prevenir que curar”.  Es crucial verificar la protección de, por ejemplo, un perro frente a frenazos o impactos y, por supuesto, evitar a toda costa que asome la cabeza por la ventana. En función de la raza y el tamaño, existen diversos sistemas de retención: rejillas que posibilitan la adecuación del maletero como un lugar confortable; el transportín, uno de los métodos más seguros; con los arneses, es imprescindible tener en cuenta la extensión del cinturón y sujeción.

Tips para viajar con tu mascota

1. Indaga y documéntate

Totalmente necesario antes de emprender cualquier travesía. Infórmate acerca de todas las actualizaciones legales, normas vigentes y requisitos, tanto del lugar donde te encuentras como aquel hacia el que te diriges.

2. Acude a una consulta veterinaria

Los días previos es aconsejable conocer el estado de salud del animal para poder tomar precauciones y medidas al respecto.

3. Equípate con juguetes

No es necesario que te gastes un dineral en juguetes de My Little Pony, con que lleves uno de sus muñecos favoritos es más que suficiente para que pueda entretenerse y disminuir los niveles de ansiedad o nerviosismo.

4. Evita la comida justo antes del viaje

Frente a los mareos, tener comida en el estómago solo empeoraría la situación. Por eso, es mejor restringirle la comida unas horas antes. En cualquier caso, lo ideal sería consultarle este punto al veterinario en relación al consejo que te ofrecimos anteriormente (tip número 2).

5. Realizar descansos

Aparcar el coche de vez en cuando y tomar el aire o estirar las piernas/patas os vendrá fenomenal a ambos. Recuerda no dejar NUNCA, bajo ningún concepto, a tu mascota encerrada en el coche.

6. Juega con él

Justo antes de subir al vehículo, prueba a jugar o incitarle a correr: si está cansado, tenderá a dormir durante el viaje y será mucho más ameno.

7. Lleva siempre su documentación

Aunque el medio de transporte que hayas escogido no lo requiera, encárgate de llevar su documentación encima tanto como la tuya: nunca sabes cuándo y para qué te podrá hacer falta.

8. Acostumbrarle al transportín

No hagas que lo interprete como un lugar poco favorable, procura que se familiarice con él y entre por si mismo. Tiene que cumplir con un tamaño capaz de ofrecerle holgura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s