Epilepsia canina: síntomas, causas y tratamiento

La epilepsia es uno de los padecimientos que compartimos los humanos y los animales, en este caso queremos hablarte acerca de la epilepsia canina. Este padecimiento en el que nuestro perro puede presentar convulsiones puede ser causado por un abanico de causas y tener diferentes orígenes.

La epilepsia canina es un desorden cerebral que causa que el perro tenga una especie de ataques físicos incontrolables conocidos como convulsiones que pueden o no estar acompañados por pérdida de la conciencia. En algunos casos estas convulsiones pueden ocurrir sin ninguna causa, lo que se conoce como epilepsia idiopática o puede que se produzcan por anormalidades genéticas; en ambos casos, es muy importante seguir un tratamiento adecuado pues la presencia de convulsiones pueden causar lesiones neurológicas serias si no se controla con un veterinario.

¿Qué puede causar una crisis de epilepsia canina del tipo idiopática?

La epilepsia idiopática se presenta comúnmente en varias razas de perros y puede ser hereditaria genéticamente, lo que quiere decir que es una condición que se encuentra en el linaje de varias razas. Algunas de las razas más propensas a padecer epilepsia son: Beagle, Golden Retriever, Labrador Retriever y Poodle.

Aparte de la predisposición genética, existen condiciones médicas específicas que pueden ocasionar convulsiones aisladas. Algunas de las condiciones médicas que pueden ocasionar la aparición de una crisis convulsiva en nuestro perro están:

Envenenamiento

Enfermedades del hígado

Azúcar alta o baja

Enfermedades renales

Problemas con los electrolitos

Anemia

Contusión en la cabeza

Encefalitis

ACV

Tumor cerebral

¿Cuáles son los síntomas de la epilepsia canina?

Las características asociadas a la aparición de la epilepsia canina suelen presentarse entre los 10 meses y los 3 años de edad aunque algunos perros han presentado crisis convulsivas tan temprano como a los 6 meses y tan tarde como a los 5 años.

Algunos de los síntomas que pueden presentarse durante una convulsión causada por una crisis epiléptica podemos nombrar:

Colapsar, posiblemente cayendo acostado de costado

Temblores o movimientos involuntarios

Rigidez muscular

Pérdida de la conciencia

Salivar excesivamente

Orinarse y defecarse

Hacer movimientos de carrera con sus patas Usualmente las crisis epilépticas suelen durar entre 30 y 90 segundos generalmente; de igual manera es mucho más común que los perros presenten estas convulsiones mientras están en descanso o durmiendo o a tempranas horas de la mañana.

Mientras más joven es, más grave suelen presentarse los síntomas de la epilepsia canina y cuando las convulsiones inician luego de los 2 años, es más probable que el perro responda de manera positiva a los tratamientos médicos.

Antes de presentarse la convulsión algunos perros pueden presentar cierto comportamiento a veces conocido como aura que puede incluir que el perro se vea mareado, confundido y con problemas de balance o puede que lo veamos mirando a un punto fijo en el espacio.

Luego de presentarse la crisis epiléptica es probable que lo veamos desorientado, desbalanceado e inclusive es probable que presente ceguera momentánea; es posible que lo veamos caminar en círculos y tropezar con los muebles. La recuperación total después de una crisis convulsiva puede ser inmediata o puede durar hasta 24 horas después del hecho.

Algunos perros antes de una convulsión o después pueden tratar de esconderse de sus dueños mientras otros tratarán de buscar la atención de sus seres queridos.

En el caso de perros que presentan epilepsia genética, es decir que padecen de la enfermedad en vez de tener un episodio convulsivo, suelen tener lo que se denominan convulsiones en racimo que significa que tendrán varios pequeños ataques con intervalos regulares.

Tipos de convulsiones que pueden presentarse en la epilepsia canina

El tipo de crisis más común es lo que se conoce como crisis generalizada que es aquella en donde el perro pierde la conciencia y convulsiona. La actividad eléctrica anormal sucede alrededor de todo el cerebro.

En las crisis focalizadas lo que sucede es que la actividad eléctrica anormal sucede solo en una parte del cerebro, esto puede causar que los síntomas aparezcan solo en un lado del cuerpo. Usualmente estas crisis duran menos tiempo que las generalizadas.

Una crisis psicomotora incluye comportamientos extraños que duran solo unos pocos minutos y entre los síntomas puede incluirse atacar a un objeto invisible o perseguirse la cola; este tipo de comportamiento que a veces suele ser común en algunos perros hace que este tipo de crisis sean más difíciles de diagnosticar.

¿Qué debo hacer si mi perro presenta convulsiones?

Debemos mantener la calma y acompañar a nuestra mascota durante las crisis.

Si vemos que nuestro perro está convulsionando cerca de algún objeto o mueble que podría causarle daño, debemos delicadamente moverlo hasta que esté en un espacio abierto y sin peligros inminentes.

Durante las crisis convulsivas muchos perros tienden a morder o volverse agresivos, así que es importante que nos mantengamos alejados de su hocico. A diferencia de los humanos, es imposible que los perros se puedan ahogar con su lengua así que podemos no preocuparnos por eso.

Si la convulsión dura más de unos pocos minutos, existe el riesgo de que nuestro perro sufra algo parecido a un golpe de calor, así que es recomendable que lo mantengamos fresco, si es necesario, busca un ventilador para mantener su temperatura corporal baja.

Trata de mantener a tu perro calmado, recuerda que nuestras mascotas tienen un nexo muy importante con nosotros, sus humanos, háblale suavemente y asegúrale que todo estará bien, tócalo gentilmente en el lomo para que sepa que estás allí con él.

Si la convulsión dura más de 5 minutos o si se presenta una crisis en racimo y los ataques persisten aun estando inconsciente, debes llevarlo tan pronto como te sea posible a un veterinario de emergencia. El aumento de la temperatura corporal del perro durante una convulsión puede ocasionar daños neurológicos.

¿Cómo se diagnostica la epilepsia canina?

Los dos factores más importantes para el diagnostico de la epilepsia idiopática en perros es la edad en la que comienzan a aparecer los síntomas y el patrón en el que se presentan las convulsiones incluyendo tipo y frecuencia. Si el perro presenta más de dos crisis convulsivas en la primera semana es posible que el veterinario haga un diagnostico diferente a epilepsia idiopática.

Si las convulsiones se presentan antes de que perro alcance los seis meses de edad o si aparecen después de los 5 años, puede que las causas sean de origen metabólico o intracraneal, esto sucede después de descartar la hipoglicemia en el caso específico de perros de edad avanzada. Cuando las crisis convulsivas son del tipo focal, se sospechará un problema neurológico.

¿Cuál es el tratamiento de la epilepsia canina?

El tratamiento con medicamentos es usualmente recomendado para perros que presentan una o más crisis al mes. Los que presentan convulsiones en racimos suelen ser tratados en medio de los ataques. La meta del tratamiento con drogas médicas es la de disminuir la frecuencia y severidad de las crisis convulsivas aunque existe una gran posibilidad de que no sea posible eliminarlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s